Skip to main content

Se sitúa en los ex silos Davis, una construcción de principios de siglo pasado ubicada a orillas del Paraná que fue reciclada por la Municipalidad de Rosario para su emplazamiento. El edificio, conformado por ocho cilindros usados originariamente para el almacenamiento de granos, cuenta con diez pisos, siete destinados a exhibiciones y otros tres -además de sus subsuelos- destinados a depósito de obras, administración y servicios para el público. 

Su fachada es renovada periódicamente sobre la base de proyectos elegidos por concursos nacionales. La primera vez fue en 2003 sobre la base de un proyecto perteneciente a la arquitecta rosarina Cintia Prieto, la segunda en 2010 con un diseño del rosarino Martín Marcos Agüero y en 2017 se renovó con la propuesta de tres jóvenes rosarinos: Ezequiel Dicristófaro, Juan Maurino y Maite Pérez Pereyra. Esta sede cristaliza un proyecto que formula en su misión la posibilidad de representar el arte argentino de los múltiples circuitos de producción dando cuenta de las diversas estéticas del presente.

Debido a la vastedad de su patrimonio, altamente representativo de las escenas nacionales, a su vocación de promover las manifestaciones artísticas emergentes, a sus programas expositivos y curatoriales, el Macro ha logrado convertirse en un punto de inflexión en la historia arte argentino.

 


 

Muestras